Mariam Kidd en Second Life: La Noche de la Luna

viernes, 29 de octubre de 2010

1

La Noche de la Luna

Llevaba varios días aprendiendo de mi madre, y escribiendo sus consejos y enseñanzas en mi mente, podría haberme traído el portátil, me vendría muy bien, aunque claro, no sé donde lo enchufaría, pero papel y lápiz me vendrían muy bien.

Hacia unas horas que me había tumbado sobre una nube, ummmm que bien se duerme en ellas, estaba abrazada a otra pequeña y creo que hasta se me caía la baba, ainsss ya sé que es el rocío de la noche, las babillas que se le caen a los angelitos de lo a gusto que duermen.

La voz dulce de la Luna me despertó

- Killa, hija mía, despierta hoy es una noche muy importante.

- Que pasa hoy madre?

- Hoy las mujeres con deseos de tener hijos hacen mi ritual

- Tu ritual?

- Si Killa, el ritual a la luna para que las haga más fértiles y que engendren pronto vástagos de sus maridos.

- Alaaaaaa cuéntame como es.

- Paciencia mi niña, lo verás pronto con tus ojitos curiosos. Escóndete detrás de mí, rápido ya llegan.

Un grupo de mujeres alegres y cantando se acercaban hasta la orilla del lago, iban todas vestidas con una túnica blanca. Abrieron sus túnicas, las dejaron resbalar por sus cuerpos desnudos y en silencio se sumergieron en el agua, había comenzado la ceremonia. Un profundo olor a canela llegó hasta mi nariz.

Mientras tomaban el baño ritual una viejecita vestida también con una túnica blanca y ayudada por un bastón encendió unas varitas de incienso sobre un altar de mármol blanco, con su bastón dibujo en la hierba alrededor de el trazaba un gran círculo, el circulo de protección. Y se coloco frente al altar

- Mujeres deseosas de sentir la vida dentro, acercaros y sentaros alrededor del altar dentro del círculo.

Todas salieron del agua y desnudas se colocaron como la anciana les había dicho. La anciana alzo los brazos hacia el cielo, levanto su mirada y busco a mi madre.

- Diosa Luna, Diosa de la fertilidad abandona tu morada por unos instantes y acércate a sentarte con tus adoradoras para escucharlas y ayudarlas.

De repente la luz de la Luna ilumino el círculo con un resplandor que hasta ahora no había visto.

La anciana tomó un recipiente lleno de tierra y se lo dio a una niña, mientras esta lo esparcía por el círculo la anciana decía:

- esta es la tierra de la Gran Madre de donde prestó sus servicios.

Una de las mujeres se levantó y se acercó al altar. No me había dado cuenta antes, pero a los pies del altar había una cesta por cada mujer. La mujer sacó de ella una mantita de bebé que extendió sobre el blanco mármol diciendo:

- esta es la envoltura que se calienta para tener un futuro ser.

Después sacó una vela verde colocándola en el centro, luego una vela azul colocándola a la izquierda de la verde y después una vela rosada que puso a la derecha de la verde mientras decía:

-Estas son las velas que representan el vientre de fuego

Tras las palabras tomó la vela verde, la untó con aceite de canela y la encendió . La anciana dijo:

- cierra los ojos, concéntrate en tu bebé, ve la esencia de la criatura. Visiónate embarazada y luego dando a luz. Imagínate y siente la grata celebración de tener a tu bebé entre tus brazos.

Apagó la vela y la coloco de nuevo en su sitio. Encendió la azul y luego la rosa, las cogió encendidas con una misma mano y con la llama de ambas encendió la verde.

- “Rosa para una niña y azul para un niño
Tráenos ese gozo.
Llena este vientre con la vida del bebé
Diosa oye mi corazón llorar.
Yo soy fuerte y soy digno
Para llevar a este bebé en su viaje a la vida.
Y así esta noche deseo a mi hijo
En este mi hechizo, deseo que se haga!"

Sacó dos tiras de papel y con una pluma escribió en una el nombre que le podría a su bebé si fuera un niño y en la otra si fuera una niña. Dobló los papeles con mucho cuidado y los metió dentro de una cajita. En un lugar resguardado que había al lado del altar colocó la vela verde encendida y delante la cajita. La anciana se le acerco y la cubrió con una túnica.

- Ve a tu casa, corre a los brazos de tu esposo y que te haga el amor apasionadamente, mientras tu vela se consume totalmente. Luego vuelve a por la caja y ponla en un lugar seguro.

La mujer salió corriendo hacia el pueblo y se perdió entre sus calles.

Una a una fueron haciendo lo mismo el resto de mujeres, hasta que solo quedó en el circulo la anciana y la niña. La anciana nos miro, bueno al menos eso me parecía a mí.


-gracias Diosa Luna por escucharlas y concederles el don de la fertilidad.

La luz de la Luna se fue haciendo cada vez más tenue hasta dejando a la anciana y a la niña iluminadas por las llamas de las velas verdes.

Me volví y le pregunte a mi madre

- Ahora que hacemos?

- Esperar mi niña, esperar a que regresen a por sus cajitas. Después regresaran a sus casas y en pocas semanas tendremos buenas noticias de futuros nacimientos.

Le sonreí.

- Ha sido muy bonito, madre. Hacen mucho este rito?

- No mi niña, lo hacen cuando no alcanzan la fertilidad y se encomiendan a los poderes de los elementos de la madre naturaleza. Además se tiene que realizar el lunes, día de la luna y solo si estoy llena, a eso de las 7:30, como ves tienen que juntarse muchos factores.

- Todas tendrán niños?

- No todas, si no tienen fe no serán fecundadas, tienen que estar mentalizadas y creer en el hechizo. Ahora vuelve a dormir pequeña, yo vigilaré las velas para que no se apaguen y esperaré hasta que se lleven la última caja. Buenas noches mi amor.

Regrese a mi nube, cerré los ojos y aun emocionada por lo que había vivido me dormí.

1 Susurros en la noche:

Anónimo dijo...

Al final esto se va a convertir en un vicio. Maaaaaaaaasssssssssssss.

Un besazo