Mariam Kidd en Second Life: ATV. Capítulo III

miércoles, 17 de noviembre de 2010

4

ATV. Capítulo III

Sintió una mano que le tocaba el hombro y pegó un salto.

-Anna, Dios… os habéis puesto de acuerdo en tu casa para matarme de un susto?

- lo siento Juli, quería decirte que después del cine no vuelvo a casa, he quedado con unas compañeras del trabajo para tomar algo.

-no te preocupes ya me vuelvo sola. Voy a comer algo, me cambio y en una hora nos vemos. Entró en el apartamento y se quedo mirando el teléfono, dudando si llamar a Nick para después del cine y no volverse a sola, la verdad es que estaba aun un poco asustada por el episodio del parque. Pero no, decidió que tenía que ser valiente, sino pronto estaría Nick otra vez con sus cuentos de brujas.


La película había estado muy bien, después de despedir a Anna en la puerta se marchó recordando la bonita sonrisa del protagonista y con el sabor de las palomitas en sus labios. Siempre lo pasaba en grande con Anna. Oyó unos pasos tras ella, se le aceleró el corazón y aligeró la marcha, los pasos también lo hicieron, subió las escaleras del pasaje de dos en dos y llego a la pasarela sin respiración, paró unos segundos para escuchar, ya no se oían. Intentó calmarse recuperando el aliento, pero ahora venia un trozo en que no había nadie a estas horas, respiró hondo y siguió caminando con todos los sentidos alerta. Algo le tocó la espalda.


- Señora, se le ha caído un guante a la salida del cine, quise dárselo antes, pero es que corre mucho.

- Gracias, guapa.

Le sonrió, mas de alivió al ver que tan solo era una niña que de agradecimiento. Ya más calmada notó que hacia frio y se puso los guantes, al ponerse el guante que le había dado la niña notó algo dentro, era un trozo de papel. Lo abrió y se quedó paralizada. “el Coco está en todas partes, el coco vendrá pronto a por ti. Ya ha llegado tu hora Juliet”. Arrugo la nota, la guardó en su mano apretándola fuertemente y corrió hasta su casa.

Desde la esquina vio luz en su apartamento encendida, estaba segura que las había apagado todas. Una sombra cruzó de parte a parte el ventanal de su sala y la luz se apago. “Que hacía, subía a casa o llamaba a Nick??” se dirigió al bar de al lado de su patio y pidió un café mientras esperaba. Habían pasado dos horas desde que se había apagado la luz de su apartamento y decidió volver. Llevaba el móvil en la mano para marcar el número de Nick. Abrió la puerta y algo le golpeó en la cara, corrió hacia el otro lado de la estancia y encendió la luz, medio aturdida por el golpe vio en el suelo lo que le había golpeado.

Diossssssssssss, era la niña que cayó la otra noche desde la ventana de enfrente. Volvió a mirar, esta vez lo veía más claro, no, no era una niña, era una muñeca ensangrentada, un escalofrió recorrió su cuerpo y solo pudo articular una palabra “Margaret ¡!!”. Cogió la muñeca y bajó las escaleras, se encerró en el cuarto de los contadores y llamo a Nick.

-Ho..

-Nick ,Nick, ven corriendo a mi casa, me he encerrado en el cuarto de contadores, abre con tu llave, pero ven ya Nick, ya está aquí, es el coco.

-Juli, que dices, que te pasa???? Deja de llorar, no te entiendo nada. Espera que salgo hacia allá, no te muevas, llegaré en unos minutos.

- no cuelgues Nick, no me dejes sola, canta conmigo, canta Margaret; , Margaret Juliet van corriendo de la mano, Juliet Margaret papa nos comprará un helado lalalalala jajajajajaaja.


-Juli que dices?

-Canta Maggi canta que si no viene el coco, canta.

Nick comenzó a cantar con Juli, se sabía esa estrofa de la canción que ella soñaba en sus pesadillas una y otra vez. Cantó hasta que llegó a la puerta del cuarto de contadores, allí encontró a Juli sentada en el suelo, con una muñeca manchada de algo que parecía sangre, la estaba meciendo y le cantaba. , Margaret Juliet van corriendo de la mano, Juliet Margaret papa nos comprará un helado lalalalala jajajajajaaja . La levanto del suelo, pero no reaccionaba.

-Juli, soy Nick, ya estoy aquí. Juli, mírame, Juliiii

Ella le miró con la mirada perdida, de repente lo reconoció y se acurruco entre sus brazos llorando desconsoladamente.

-Nick, no sé qué me pasa, pero reconozco esta muñeca, ahora me acuerdo de ella, era mi muñeca preferida, Margaret. Cuando regresé del colegio un día ya no estaba encima de mi cama donde la dejaba todas las mañanas, desapareció. Le pregunte a mami y me dio un cachorro de perro, Cori. No me había acordado de la muñeca hasta que la vi.

- ves, tenía razón, tu mente borró cosas de tu infancia. Algo realmente traumático te paso, la mente no borra así como así, algo muy grave has querido olvidar para siempre. Pero no has podido hacerlo, tus pesadillas te lo recuerda.

-Nick,… me prometes que no me soltaras la mano en ningún momento de la regresión? Quiero sentirte a mi lado en todo momento, si no es así la cortaré.

- No te preocupes Juli, pero en este estado no te la puedo hacer, tienes que relajarte. Vamos a mi casa, allí estarás bien, te prepararé un baño caliente, comeremos algo y según estés la haremos.

La tomó de los hombros y la saco del cuarto.

Llegaron a casa de él, como le dijo le preparó un buen baño, aceite relajante, velas y música suave.

- Metete, no tengas prisa en salir, estoy bajo preparando la cena. Mejor no salgas, cuando yo crea que estas ya lo bastante arrugadita vendré a por ti.

- ´date la vuelta

Nick se la dio, se quitó las gafas como si fuera a limpiarlas y por los cristales ahumados vio el reflejo de la silueta de Juli desnuda metiéndose en la bañera.


- Ya puedes volverte.

En sus ojos brillaba el deseo y se puso las gafas rápidamente para que ella no lo viera.

- Buena chica, ahora cierra los ojos y no pienses en nada. Intenta vaciar tu mente, escucha la música, siente el calor de las velas, el olor del aceite, déjate llevar. Vuelvo en un rato, antes de que se enfrié el agua.

- Salió del baño con la imagen de la silueta de Juli en su mente. “Ufff no se cuanto tiempo voy a poder aguantar”.

 

4 Susurros en la noche:

MARIO dijo...

uffff... y habrá sexo?
y romanticismo e historias de amor?
....
y habrá sexo?

Mariam dijo...

habrá..... no se que habrá jajajaaj
si quereis que continue la historia dejar un comentario con la frase si quiero, y 20 lindes a mi keka jajajaja

Anónimo dijo...

Si quiero. A ver esa regresión de Nick que me suena a caidita de Roma. Ya intuía yo que esta chica lo tenia crudo. Angelica. Escribe la keka? Eso si que da grima. Ja ja ja

Un superabrazo

Morrigan Mathy dijo...

si quiero...
pero que sean 100 a mi nombre...
besosssssss