Mariam Kidd en Second Life: “Albemacar”

martes, 18 de enero de 2011

4

“Albemacar”

Llevaba interna en este colegio desde los 6 años, mis padres tenían que trabajar en el campo todo el día y atender a mis 3 hermanos pequeños. Ya tengo 12 años y mi hogar es “Albemacar”. Hay una cosa muy rara, el nombre está escrito en la puerta del colegio pero nadie lo pronuncia, es una palabra prohibida.

Todos los días después de desayunar salimos al patio y antes de comenzar nuestra jornada cantamos el himno del colegio, pero cuando llega el nombre un silencio frío se produce y se retorna a los cantos como si nada.

Llevo varios días soñando con ese nombre, sueños muy extraños, un pueblo, un prado verde, un puente, un camino arenoso hacia ningún lugar, bonitas casas, una tienda , un lugar precioso, apacible para vivir en el una vida tranquila y cómoda… una fuente, esto es lo que me da más miedo, la fuente. En ella se refleja la cara de una bonita chica, la de un apuesto joven, de repente aparece un cuchillo, el agua se torna roja y aparecen las dos caras demacradas, cadavéricas, uffffff solo pensarlo me dan escalofríos.

Hace unos 3 años descubrí que me encanta escribir, me apasiona contar historias, es un modo de escapar de las paredes del internado. El sueño me lo dice, escribe sobre este lugar, escribe pequeña. Haz que todo el mundo conozca el pueblo de Albemacar. Si, es muy raro, el pueblo se llama igual que mi colegio.

Quise preguntar a los profesores y al director por la procedencia del nombre del internado, pero no me atrevía, podía ser castigada duramente y al que más parecía afectar ese frío, era al director.

Pero empecé a escribir mi historia, relatando las bellezas del lugar, la paz y tranquilidad que trasmitía y el doble crimen que se produjo en aquella fuente. Un misterio sin resolver, ni en mis sueños encontraba la respuesta.

Había llegado el final de la cosecha, eso significaba que nuestros padres y hermanos vendrían a pasar un fin de semana, siempre íbamos a algún sitio todos juntos. Me puse muy contenta al volverlos a ver, mis hermanos han crecido mucho ya trabajan en la cosecha, pronto yo saldré del internado para ayudar a mi madre. Aunque los profesores dicen que tengo un don y tengo que seguir estudiando, llegaré lejos según ellos.

Estábamos todos mis compañeros con nuestras familias en el patio principal, un grupo de hombres estaban hablando con el director, no eran los padres de nadie.

El director pidió silencio y se puso a hablar, nos explicó que el grupo de hombres eras de Albemacar (le costó mucho pronunciar su nombre) y nos ofrecían el pueblo para pasar el fin de semana familiar.

Llegamos al pueblo emocionados, yo tenía mucha curiosidad por el lugar, pero algo me daba mucho miedo. Reconocí el puente de entrada, las casas, la tienda con su barandilla de madera y sus flores, sabía que más adelante estaba la fuente pero nos llevaron a una casa grande sin paredes en el interior y nos dijeron que nos quitáramos la ropa, nos pusiéramos una especie de camisón de lino blanco y nos descalzáramos. Alguien vino y nos dijo que era nuestra iniciación, que lo siguiéramos. Yo dije que no iba, mis compañeros se quedaron extrañados ya que yo era la que más interés había demostrado por cada rincón del lugar. Pero algo me decía que no debía ir allí. Estaba segura que íbamos al prado. El hombre volvió a por mí y le dije que no iba, la casa empezó a temblar, sabía que lo hacía por mi negativa, así que salí detrás de ellos. Se extrañaron de mi rápido cambio de opinión. Nos dijo que corriéramos hacia el otro lado del prado, que sintiéramos la hierba en nuestros pies. Yo corrí, pero me quedé la ultima y me dirigí a la fuente con cautela. Me senté en el borde y apareció un chico de unos 16 años, en medio del camino había una maleta.

Se acercó a beber agua y me saludo, preguntó si me gustaba el lugar. Yo asentí con la cabeza, pero no muy convencida. El chico me dio seguridad y le empecé a contarle las cosas que me rondaban por la cabeza.

-Sabes, conozco cada palmo de este pueblo sin haber estado aquí nunca. He recorrido sus calles en sueños y paseado por sus prados, era como si el mismo pueblo se abriera a mí. Escribo cuentos y me dio la sensación que el pueblo quería que escribiera sobre el. Bueno no me hagas caso, son tonterías.

No son tonterías, el pueblo te pide que escribas sobre el, sabes por qué?

-no, por? El chico miró a todos lados, con los ojos llenos de miedo me contesto.

- quiere que la gente lo conozca, sienta curiosidad, que te dice de la fuente?

- me enseña una pareja, veo un cuchillo y sangre. Luego están muertos.

-uy eso no debías verlo, pero tú ves más allá de lo que el pueblo quiere mostrarte, eres muy sensitiva. Ves esa maleta? es mía.

- vas o vienes?

- no lo se, intento irme, pero al llegar al puente algo me hace volver, llevo así muchos meses. Cojo la maleta, llego al puente y vuelvo. Bebo agua, me siento en la fuente e intento volverme a ir. Nunca llego más allá del puente. El pueblo ejerce su poder en sus habitantes, se alimenta de ellos, de su trabajo, de sus risas, de su fuerza, hasta que los agota y necesita más moradores.

En el prado se empezó a levantar un fuerte viento.

- Es el, intenta hacerme callar, me amenaza, tal vez termine conmigo. Pero prefiero eso a seguir así, llegando solo hasta el puente. Tu colegio fue creado por los cabezas visibles del pueblo sujetos a su hechizo…. como fuente nutriente de futuros moradores. Cada ciertos años, cuando el pueblo ha terminado con mucha de su población y necesita energía nueva, os traen aquí. Sabes lo que están haciendo tus compañeros y que tú te escapaste?

- No

- Se están iniciando, corriendo por el prado descalzos van notando el poder del pueblo, este se irá apoderando de ellos de pies a cabeza. Todos están en edad de empezar a trabajar y engendrar, niños que serán llevados al internado mientras sus padres sirven de alimento al pueblo, hasta que estos sean extinguidos y los niños ya adolescentes ocupen su lugar, así es el ciclo de la bestia. Tú aun eres muy niña, pero debes ser muy buena escribiendo. Tal vez el pueblo necesite más y quiere que tu relato llegue a más gente curiosa y los atraiga hasta aquí. Pero veo que el no ha notado que eres especial y ves el lado malo.

El viento soplaba con fiereza, casi arrancándome el camisón del cuerpo. El muchacho parecía que se ahogaba.

- Viene a por mí, esta ya cerca. Los chicos de la fuente intentaron escapar, les plantaron cara, no quería separarse de su niño y terminó con ellos. Yo soy ese niño, quiero escapar pero he hablado demasiado y ya no me dejará seguir con mis intentos. De repente empezó a faltarle el aire, se ahogaba delante de mí y yo no podía hacer nada por él. Me cogió la mano y con su último aliento me dijo.

- No escribas sobre el, deja que muera. Utiliza tu don y llévate a todos de aquí.

Cogido a mi mano cayó muerto. Por detrás de mi pasaron mis compañeros, parecían idos y se encaminaban al camino arenoso, lo recorrían en silencio. Corrí tras ellos y me puse en cabeza y empecé a gritar.

- No he sucumbido a tu fuerza, he visto tu maldad, no escribiré sobre ti. Despertar amigos. Sois fuertes, no nos han estado educando para alimentar a una bestia malvada. Os consumirá, os apartara de vuestros hijos y luego se alimentará de ellos. No lo consintáis, rebelaros. Ellos seguían caminando como si no me oyeran. No sabía que hacer. Noté la presencia del muchacho a mi lado y me susurro al oído •”utiliza tu don”.

- Os voy a contar una historia. Les empecé a narrar lo que el pueblo me había mostrado, su belleza, su atracción. Les expliqué como se encaminaban a su destino, el pueblo les asignaría un rol para que le dieran vida y luego a lo largo de los años uno a uno sería llamado por este mismo camino pero esta vez no volvería. Les conté lo que el muchacho me había contado, lo que le pasó a sus padres y como vi el poder malévolo, como los hizo suyos y como mató al muchacho delante de mí. Mis amigos empezaron a reaccionar, despertaban somnolientos y aturdidos sin entender nada. El prado empezó a secarse, se oían unos quejidos demoniacos y se agrietaba. Un chillido aterrador salía entre las grietas desde las entrañas de la tierra, desapareció. El pueblo se difuminaba, se iba borrando poco a poco como cuando se borra un encerado. Todo se sumió en la más profunda oscuridad. Se escuchaba como brotaba el agua y una luz ilumino el lugar, la pareja de la fuente apareció y un niño de unos 5 años corría hacia ellos, lo reconocí. Era el muchacho de la fuente. Se abrazaron, el niño se volvió y me lanzó un beso.

- Gracias por salvarnos, el pueblo se construirá de nuevo, vendrán nuevos habitantes, pero no te preocupes, está limpio. No tendrá vida propia, serán sus habitantes los que se gobiernen.

Desaparecieron.

Sonó el timbre, salimos de la cama, nos aseamos, desayunamos y nos dirigimos al patio. Todo había sido un sueño, seguía repitiéndose la historia.

Empezamos a cantar el himno y al llegar al nombre lo cantamos sin problema con mucha fuerza, el directos sonreía era la primera vez que veía que lo hacía. Albemacarrrrr. Seguro había sido un sueño?, hacia frio, metí mis manos en los bolsillos de mi babero y note unos objetos. En uno de los bolsillos habían unos pergaminos pequeñitos, los fui desenrollando uno a uno. “gracias por liberarnos. El Alcalde”. “llevaba siglos alimentando a la gente para el pueblo, he visto morir generación tras generación, por fin descanso en paz. La chica de la tienda”, así uno tras otros los mensajes del grupo que el pueblo conservó por siglos asegurando su sustento. En el otro bolsillo encontré una caja de música, la abrí y sonaba el himno del colegio. Había una nota dentro “has usado bien tu don, tienes el don de la escritura y el de la palabra, no lo desperdicies ni abuses de el. El chico de la fuente”. El director apareció a mi lado y al escuchar el himno dijo:

- cántalo siempre con orgullo y sin temor.

-señor, no ha sido un sueño verdad.

- no pequeña.

- debo escribir sobre ellos.

- por supuesto, no de la forma que quería el pueblo, si no a tu manera. Nunca uses las palabras para que hagan cosas contra su voluntad.

Pues este ha sido mi relato.


4 Susurros en la noche:

Morrigan Mathy dijo...

esta noche lo releo con detenimiento... pero tiene muy buena pinta!!!
besotes polvorilla... nos vemos

Mariam dijo...

Pues es un sueño que tuve, más o menos, no me acuerdo muy bien. La base si lo es. Voy a tener que dormir con una libreta y un boli en la mesita para cuando me despierte apuntarlo antes de que se me olvide. muassssssssssssss

Anónimo dijo...

Bravo bravo. A ver si te vas a dar con el techo como sueñes esas cosas. Me ha gustado, sigues creciendo. Un abrazo.

Mariam dijo...

Mis sueños siempre han sido películas, en colores, con olores, sabores, sentimientos y muchas sensaciones. Así que solo salto en la cama cuando son eróticofestivos jajajajaja