Mariam Kidd en Second Life: La muchacha de los sueños

sábado, 2 de julio de 2011

2

La muchacha de los sueños

Os voy a contar una historia.

Una muchacha curiosa e impulsiva llego a un lugar paradisiaco, le encantaba nadar en sus cristalinas aguas, eran unas aguas extrañas, cálidas, sin olas y una magia que te atraía a estar siempre dentro de ellas, era como si sintieras que aquel mar te abrazaba, te daba calor y te calmaba.

Los habitantes del lugar habían construido en unos árboles que crecían dentro de el, unas casitas muy simples. Bueno, podíamos decir que eran unas estructuras pequeñas y diáfanas con un techito. La muchacha subía a ellas, pasaba de una a otra dando brincos o trepando por lianas y después de tiraba al mar y se sumergía en el.

Un día estando en la orilla hablando con un grupo vio una red que atada de un árbol a otro marcaba un límite. Ella pensó si podría ser capaz de bucear hasta allí sin respirar y así lo hizo. Buceo, buceo bajo las trasparentes aguas hasta llegar a su meta, como aun aguantaba bajo el agua decidió seguir hasta que tuviera que salir a respirar. Se sumergió un poco más y pasó bajo la red continuando su buceo. Pensaba cual sería el poder de esas aguas que le hacían aguantar tanto tiempo bajo ellas sin necesidad de respirar, ni ella misma se lo creía lo que estaba aguantando, tenía que estar ya asfixiada.

Absorta en sus pensamiento no se dio cuenta que se había topado con un escollo de rocas. Una línea de rocas negras que cruzaban todo el ancho del mar. Salió a la superficie y las miró con mucha curiosidad, eran rocas hermosas. Vio que unos metros más a lo lejos había otro brazo de rocas de las mismas condiciones. Ambos brazos estaban separados por una especie de río, pero sus olas rompían en las rocas y había grandes animales nadando en el.

La muchacha sin pensarlo cogió dos rocas, las separó del resto y las olas se empezaron a colar por el hueco. A su lado apareció otra muchacha enfadada.

- Pero que es lo que has hecho???, no sabes que estás rocas no se pueden tocar??? has roto el equilibrio de nuestro mar.

La muchacha asustada puso de inmediato las rocas en su sitio, respiro aliviada al verlas allí, miro a la otra muchacha y le sonrió. Pero al volver a mirar a las rocas se sintió horrorizada, el brazo de rocas había cambiado y las dos rocas quedaban pequeñas en el. Empezaron a llegar más moradores del lugar, todos preocupados más que enfadados. Una anciana gritó que nadaran a la orilla y trajeran cualquier cosa que pudiera tapar el agujero. La muchacha nadó veloz como nunca lo había hecho, cogió varias piedras, troncos e incluso botellas, las metió en una bolsa y regreso nadando solo con un brazo hasta el lugar. Fueron ajustando lo que trajo pero cada vez había más hueco, todo el mundo traía cosas y las colocaban en el brazo de mar, pero sus rocas cada vez se hacían más pequeñas, llegando a ser como lápices, la muchacha pensó que si entre ellas metían mas rocas grandes no dejarían que las pequeñas rocas se resbalaran y deslizaran entre ellas dejando que las olas entraran. La cosa funcionaba pero notó que el agua se había enfriado.

Como una aparición vio a una dama flotando entre los dos brazos de rocas.

- La Diosa de las Mareas, grito la anciana

Todos la miraron atraídos por su luz y con voz calmada dijo.

-Solo podréis detener esto colocando una roca de marfil.

Una gran ola se coló y se deslizaba hacia la orilla.

- Pero tiene que ser antes de que la ola llegue a la orilla.

La muchacha nado velozmente a la orilla en busca de marfil, todos lo buscaban y la ola tranquilamente se acercaba hacia ellos. Miraba desesperada hacia todos los lados y no lo encontraba, nado hacia los arboles donde a sus pies había un grupo de chicas, unas de ellas llevaba un colgante con una roca de nácar y pidiéndole permiso se lo arrancó y nado hacia la diosa que avisaba a los moradores que la ola había llegado a la orilla.

La muchacha desesperada le dijo que había traído nácar, que podía probar a ponerlo y con los ojos llenos de lágrimas la coloco entre las rocas.

- Demasiado tarde pequeña, además es nácar no marfil, no sirve.

- Por favor, Diosa, acéptalo, ha sido mi culpa, no castigues al resto por mi falta.

La Diosa desapareció y todo se quedo en calma. De repente el brazo de rocas empezó a fragmentarse , las olas se colaban por el empujando a las rocas y esparciéndolas por todo el mar. El brazo de mar había desaparecido. El mar cálido y tranquilo ahora era frío y con oleaje. Pronto empezaron a llevar procedentes de la lejanía muchos objetos, mesas, camas, casas, joyas, juguetes e incluso dinero. La gente del lugar empezó a recogerlos y a separarlos. Colocando todas las mesas juntas, los juguetes, ….

La anciana dijo:

Todos estos objetos proceden de otros pueblos al otro lado de nuestro mar, ahora estamos todos unidos y tenemos que devolvérselos.

La muchacha sorprendida pregunto cómo iban a hacerlo.

- Muy fácil, serás la encargada de conocer de quien es cada objeto y devolvérselo.

- Pero hay millones de objetos y cada vez llegan más.

- Bueno, entonces haremos una selección. Averiguaras quien son merecedores de que les devolvamos sus cosas, solo se las devolveremos a las personas buenas, a los avariciosos y malas personas no se las devolveremos y sus cosas se las daremos a los que las necesiten de verdad.

La muchacha acepto su misión y se dedicó por el resto de sus días a conocer la procedencia de cada objeto que llegaba a su orilla y si merecía que se lo devolvieran, pasando la información al resto de moradores para que ellos los devolvieran poco a poco.

Como veis ni los Reyes Magos ni Santa Claus existen, son los habitantes de ese lugar los que nos premian con nuestras cosas viejas transformadas con la magia del lugar o nos envían cosas nuevas que algún ser ruin no las necesita.

2 Susurros en la noche:

Morrigan Mathy dijo...

Preciosa historia... me gusta más que la de los reyes magos...

besos polvorilla

Mariam dijo...

A que es bonita??? pues lo soñé. Aunque había una parte erostica y cuando la muchacha (que era yo) le mandan recopilar la lista se pone a cantar una canción
You'd better watch out, you'd better not cry ...You better not pout, though I'm telling you why: Santa Claus is caming tonighttttttttttt
...He sees when you are sleeping ...And he knows when you're awake ...He knows if you've been bad or good
Y el hombre sabío que era el director de mi banda me reñia y me decia que me lo tomara en serio jajaja.
Es que mis sueños son como películas