Mariam Kidd en Second Life: 2010

miércoles, 8 de diciembre de 2010

1

ATV. Epílogo

Han pasado ocho meses desde que pasó todo aquello. Solo volví a mi piso ese mismo fin de semana a recoger mis cosas. Desde entonces Nick y yo vivimos en su casa, bueno, nuestra casa. nunca he sido tan feliz, desde que me duermo con Nick cantándome al oído han desaparecido mis pesadillas. He vuelto a soñar a menudo con Maggi, ella me sigue visitando en mis sueños, pero todos son buenos recuerdos.

Uy, una patadita. Sí, estamos embarazados. Por cierto, es una niña y se llamará Margaret.


Espero que hayáis disfrutado de la historia tanto como yo escribiéndola, ha sido divertido y emocionante.

Agradecer la paciencia de Tharon Smythe con las fotos y que siempre ha estado dispuesto cuando lo he llamado, él ha sido Nick. Y ahora entiendo como Juli no pudo resistírsele, que bueno estas joioooooo.
A Juanjo Runo por ser el padre. A Elena, por dejarme escribir por las noches y no hablar con ella. Tus ronquidos me han inspirado muchas veces ;oPPPPP. Y a vosotros por aguantar el rollo y la espera.

Las fotos han sido tomadas en casa de Tharon, en casa de Elena (por cierto aun tengo que recolocarte los muebles nena ;o) ), en casa de Ezequiel y Ary y en un skybox que monté en casa, donde maté al malo.

El granero lo podéis encontrar en Zoobyville - Zooby's Real Skins, Zoobyville (213, 39, 21)

La granja está en uno de los sims de mi sitio preferido de SL, (Mirromere, Mirromere (178, 127, 32) ) Forest of Lothlorian, CALAS GALADHON - PARK SIMS, Calas Galadhon (142, 229, 22) os recomiendo que vayáis a verlo ahora, ha nevado en parte de sus sims y hay un gran lago helado para patinar. Me encanta el gusto que tiene Tymus Tenk para sus decorados.

La ciudad es la ciudad de la peli Regreso al futuro que está en Hill Valley 2015, BakaBots (162, 131, 28), no os perdáis el lugar. Apuntar para visitarlo, en una de las esquinas siempre espero a ver si sale Michael J. Fox.

Seguimos en contacto amig@s


Con estas fotos me quedo, será el recuerdo de Juli y Nick, suerte chicossss

martes, 7 de diciembre de 2010

3

ATV. Capítulo X

Juli se levantó de madrugada y fue al cuarto de Nick.

- Despierta dormilón, tenemos cosas que hacer. Vístete te espero bajo. Lo besó y salió corriendo escaleras abajo. Nick llegó al pie de la escalera aun dormido. Juli lo cogió de la mano y tiró de él a fuera de la casa.

- Estás loca?? Hace un frio de muerte, donde me llevas?

- Quiero ir al granero y quiero ir contigo.

Subieron al granero y allí estaba la ventana de sus pesadillas. Se acercó a ella sin temor y se asomó.

- Recuerdo a Maggi tirando en la hierba, éramos tan pequeñas… como la he echado de menos sin saberlo, como ha estado siempre a mi lado. Sabes??? ella era la que me cantaba por las noches. Ayer la volví a oír. siempre nos cantábamos una a la otra para dormirnos, ella sigue haciéndolo.

Se echo a los brazos de Nick y rompió a llorar.

- Como pude olvidarla Nick?, siempre me faltó algo y ahora que la recuerdo me siento completa.

Nick le tomó la barbilla con su mano, le levantó la cabeza para mirarla a los ojos, esos ojos azules que había amado desde el primer día que los vio.

- En qué piensas?

- Estoy recordando la primera vez que te vi, era un día de primavera. Llevabas un bonito vestido azul y el sol brillaba en tu rojo pelo enmarcando esa graciosa carita con esos ojos azules que me hacen temblar de deseo cada vez que los miro.


Sosteniendo su cara acerco sus labios a los de Juli y la beso. Un beso que encendió toda la pasión en sus cuerpos, desesperadamente empezaron a quitarse la ropa uno a otro y a cubrir sus cuerpos de caricias y besos.

- No decías que tenías frio??? pues no lo parece.

- No, ahora estoy muy caliente

Hicieron el amor allí, bajo la ventana sobre el suelo cubierto de paja. Terminaron y se vistieron sin decir nada, no hacía falta, sus miradas y sus sonrisas lo decían todo. Bajaron y juli miro los fardos de paja.

- Aquí me gustaba sentarme, abrazar a mi muñeca y mirar el prado.

Nick se sentó, la cogió de la cintura y la sentó en su regazo.


- Ven aquí muñequita, que te voy a cantar al oído, quiero cantarte así todas las noches y que te duermas entre mis brazos. Desde la casa se oyó a la madre de Juli llamándolos.

- Deja tus canciones para las noches vas a cantarme mucho mucho mucho, vamos, nos están buscando.

Los dos corrieron por el prado hacia a casa cogidos de la mano.

- Hola, habéis madrugado mucho, donde estabais?. Su madre vio la paja entre los cabellos de los dos y sonrió sin decir nada.

- Papa se ha levantado ya?

- Si, está en la cocina.

- Vamos con él. Tomemos un café, tengo que contaros algo antes de irnos.

- Iros??

- Sí, bueno eso es otra historia. Ayer cuando os marchasteis a dormir me llamó Carla, la secretaria de Armand. Les contó la conversación con ella.

- Así que ya está resuelto todos, sabemos los motivos porque lo hizo.

- Nunca me gustó ese tipo y lo sabes.

- Si papa, lo sé. Pero me encanta llevaros la contraria. Espero que Nick si te guste. Por eso nos vamos ya, tenemos que recuperar el tiempo perdido, no sé en que estaba pensando mientras él me adoraba.

- Seguro que en tus niños, te desvives por ellos.

- Estas celoso? Ahora serás tú mi desvelo.

Se despidieron, subieron al coche y dejaron la granja atrás. Juli se acomodo en el asiento y con los ojos entornados se volvió a Nick.


- Sabes?? este es el primer día de nuestra nueva vida. Te quiero. Sonrió y cerró los ojos

domingo, 5 de diciembre de 2010

0

ATV. Capítulo IX

- Ni yo tampoco hija. Todos miraron a la madre.


- Si, Armand sabía toda la historia, yo se la conté. Siempre estuvo muy preocupado por tus pesadillas. Cuando empezasteis a vivir juntos le asustaban. No sabía lo que te pasaba y sufría mucho al no poder ayudarte, se sentía impotente. Así que una noche de Navidad se quedó a ayudarme con la cocina mientras todos dormíais, creo que había bebido mas ponche de lo que debía, le vi con esa cara de preocupación y se lo conté todo. Pensé que sabría cómo ayudarte y desaparecerían.

- Le diste mi muñeca???

- No, eso no. yo pensaba que seguía escondida en el altillo, nunca pude deshacerme de ella… me recordaba tanto a tu hermanita. Ya sabes que en esta casa nunca se cierra ninguna puerta y ese perro lo mimaste demasiado para que fuera guardián. Sonrió.

- Sabia donde estaba la muñeca e iría a buscarla sin que nadie lo viera.

- Pero por que Armand montó todo esto Juli?. Le preguntó Nick sin soltarle de las manos.

En ese momento sonó el teléfono de Juli, esta se quedó blanca cuando vio el nombre en la pantalla “Armand”.

- No puede ser, es Armand, pero… pero… si está muerto, vi como firmaban su acta de defunción.

- Cógelo Juli, no tengas miedo, estoy aquí contigo.


- Srta. Juliet, somos de la policía. Disculpe que le llamemos del teléfono del Sr. Armand, pero su teléfono se ha traspapelado y era la única manera de localizarla.

- No se preocupe, pero me ha dado un susto de muerte.

- Lo imaginamos, por eso le pedimos mil disculpas. Verá hemos registrado el apartamento del Sr. Armand, tenía toda una habitación empapelada con fotos suyas y sobre ella había escrito frases como, “me has desprestigiado, nunca estuviste a mi altura, me has humillado, puta pueblerina”, ….. cosas así, puede pasarse por la comisaria y le enseñaremos todo el material fotográfico que hemos realizado como prueba de los hechos. También encontramos fotos suyas recientes, tomadas a escondidas de todos sus movimientos de los últimos meses, ordenadas con perfección cronológicamente. En uno de sus cajones de la mesa del despacho había una carpeta con documentación sobre el Sr. Nick que nos hace pensar que era su próxima víctima. Han tenido mucha suerte Srta., lo tenía todo muy calculado.

- Si, él siempre fue así de metódico y ordenado. Gracias por su información, pero no me pasaré por comisaria para ver el material, no quiero saber más del tema. Si necesitan algo de mi llámenme, pero por favor no con el teléfono de Armand y si no… el tema ya está cerrado y olvidado para mi, quiero seguir con mi vida. Miró tiernamente a Nick y le sonrió. Colgó el teléfono y les contó a los presentes la conversación con la policía. Todos estaban conmocionados por la información, en verdad Armand tenía muy malos pensamientos para ellos.


- Bueno familia, no termino de entender ese odio de Armand por mí, siempre pensé que habíamos quedado como amigos, pero ya veo que no fue así. De todas formas no me importa, nada me importa referente a él. Vayamos todos a dormir, ha sido un día muy duro para todos. Si no os importa yo me quedaré a dormir aquí en el sofá junto a la chimenea y con Maggi. Con todo esto he recordado muchas cosas de mi niñez y me encantaba dormir en este sofá al calor del fuego.

- Si, es cierto, en invierno no había quien te metiera en tu cama. Siempre querías dormir aquí. Su madre la besó en la frente, tomó de la mano a su marido y subieron a su habitación. Nick la miró preocupado.

- No me pongas esa carita de cordero degollado, estoy bien y estaremos mucho mejor, lo sé. Lo besó apasionadamente en la boca.

- Buenas noches Nick.

- Uhmmmm, buenas noches princesa. Desapareció por las escaleras.

Juli se quedó sentada mirando las llamas entre los troncos como hipnotizada y su teléfono volvió a sonar.

-si?

- Hola Juli, soy Carla la secretaria de Armand, me he enterado por las noticias lo que había pasado, estas bien?

- Hola Carla, sí, estoy bien.


- pobre Armand, nunca superó que lo dejarais. Bueno para todos lo había superado, pero yo siempre sospeché que no. tuvo problemas en el trabajo, perdió un caso muy importante para el bufete, esto hizo que perdieran mucho dinero. No lo despidieron, pero si le quitaron los casos importantes y solo le daban los de poca monta. La noche en que perdió el caso y después de hablar con el consejo lo encontré muy bebido en su despacho. Estaba llorando. Te culpaba por ello. Decía que mientras estuvisteis juntos nunca hiciste nada por intentar entrar en su círculo, que aun siendo inferior te creías mejor que ellos. Dijo que eras una puta que lo habías estado engañando estos últimos años con el loquero, que erais los dos de la misma calaña. Dijo que te merecías las pesadillas y que se te iban a hacer realidad. En ese momento no le di mucha importancia a sus palabras, estaba borracho. Pero me he quedado helada cuando lo vi en la televisión, no pensé que fuera capaz de hacer esas cosas. No sabes cómo lo siento, debí contártelo. Me siento tan mal.

- nadie lo pensó Carla y no te preocupes. Siempre tuvo una mente privilegiada para urdir planes y defensas. Mucha sangre fría, demasiada. Gracias por llamar Carla. Un beso. Apago el móvil y lo dejo en el suelo. Se tumbó en el sofá y se arropó con una manta. Tenía a Maggi cogida junto a su cara. Ahora ya sabía los motivos de Armand para odiarla tanto. Siempre fue un snob y culpaba a los demás de sus fracasos. Pero qué más da, cada uno tiene lo que se merece tarde o temprano y ella tenía …. a Nick. Una gran sonrisa iluminó su cara, sabía que todo había pasado y ahora por fin iba a ser feliz. Abrazo con fuerza a Maggi. “Margaret no volveré a olvidarte y algún día volveremos a correr juntas por los prados” . empezó a cantar su canción y medió dormida le pareció oír la voz de su hermanita cantándola también.

- Margaret Juliet van corriendo de la mano
- Juliet Margaret papa nos comprará un helado
- Margaret Juliet mami nos ha hecho muñecas
- Juliet Margaret les pondremos coletas.
- Yo soy Juli
- Yo soy Maggi
- lalalalala jajajajajaaja


Así cantando otra vez las dos juntas se durmió profundamente.

domingo, 28 de noviembre de 2010

7

ATV. Capítulo VIII

Llegaron a la puerta principal de la granja, siguieron el camino de tierra y aparcaron en la puerta de la casa. Cori, su perro de siempre, estaba tumbado en el porche, al oler a Juli levantó la cabeza y movió el rabo. Juli se acercó a el y le rascó la cabeza.


-ayyy mi Cori, que viejito estas ya, ya solo puedes mover el rabo cuando me ves. Se arrodilló y lo besó en el hocico. Su madre, salió de la casa, secándose las manos con el delantal.

- juli hija, que ganas tenia de verte, que alegría que hayáis venido. Y la abrazó.


- Pasar, hace frio. Venir y tomaremos algo que os caliente antes de la cena.

El padre de Juli estaba sentado en su sillón favorito, tenía una copa de licor en una mano y su pipa colgaba de su boca.

-Juliet preciosa, como esta mi niña?

- Bien papá con un poco de frio, te acuerdas de Nick.

- Si claro, acercaros al fuego mientras os preparo un par de copas. Mamá deja lo que estés haciendo en la cocina y ven con nosotros.

Los cuatro se sentaron delante de la chimenea, el calor del fuego y el licor hizo que las mejillas de Juli se sonrojaran.

- Nena todo va bien? Te noto intranquila

- Pues han pasado cosas muy extrañas últimamente, la verdad es que no sé cómo empezar... papás creo que hay algo de lo que debíamos hablar, papá me pones otra copa? Voy a necesitarla.

En la cara de la madre de Juli se dibujo una expresión de preocupación y miró temerosa a su marido. Esté le asintió con la cabeza y se levantó a preparar otra ronda, sabía que había llegado el momento de las explicaciones y todos la iban a necesitar. Les dio una copa llena a cada uno.

- Cuéntanos nena. Tienen que ver con tus pesadillas, ha pasado algo más?

- Papá alguien me ha estado asustando últimamente, bueno, alguien no, Armand.

- Armand??. Su madre no lo podía creer.

- Que ha hecho ese descerebrado estirado?, nunca me gusto ese chico para ti.

- Lo sé papá. Juli empezó a contarles la historia lo de la niña que caía de la ventana, lo del espejo,… buscó la mano de Nick y se la cogió, él la apretó dándole fuerzas. Siguió con el incidente del parque, las llamadas de teléfono, lo de la muñeca. Les relató palabra a palabra lo que había dicho en la regresión de Nick, incluso les cantó la canción. La madre de Juli sollozaba y los ojos del padre estaban brillantes y cristalinos por las lágrimas que intentaba contener. Nick seguía sosteniéndole la mano.


- Me atacó en casa, intentó tirarme por la ventana, pero logré escaparme y cayó él. Armand está muerto. Su madre se levantó de la silla y abrazó fuertemente a Juli y las dos lloraron desconsoladamente. Nick miró al padre de Juli y le dio unas palmaditas en la espalda. Las dos mujeres dejaron de llorar y se sentaron de nuevo, pero el padre de Juli se sentó junta a su mujer, la tomó fuertemente de las manos y dijo:

- Cariño ha llegado el momento que se lo contemos, lo ha recordado.

Juli dio un respingo.

- Recordado?? o sea que si que existió Maggi??

- Cielo, el Señor nos bendijo a tu madre y a mí con dos pequeños ángeles. Erais como dos gotas de agua, hasta a nosotros nos costaba distinguiros. Y no solo eso, erais una, lo que una sentía la otra también. Si Maggi se ponía enferma , tu tenias los mismos síntomas y si yo te daba un caramelo a escondidas tu hermana corría a mis brazos pidiendo otro para ellas. Lo que una veía, lo veía la otra aunque estuvierais a quilómetros de distancia.


- Es cierto, recuerdo cuando te dejé en casa de la abuela por que tenía que llevar a Maggi al médico y tu padre no podía quedarse contigo. Maggi le tenía mucho miedo al doctor, pero ese día en la consulta solo hacía que reírse y decir “perro tonto”. Al regresar a por ti mi madre me contó que habías pasado toda la tarde viendo un película de un perro que era medio bobo y le pasaban muchas cosas graciosas.

Juli sonrió.

- Pero quien la mató? Y por que Armand quería matarme del mismo modo?

- Hijita, no sé que tiene Armand que ver en todo esto, pero nadie mató a tu hermana, fue un accidente.

Su padre respiro hondó y empezó a contar lo que había pasado.

- Las dos erais un bicho, tú eras más viva y ella te seguía a todos lados, te adoraba. Vuestra madre os hizo unas muñecas de trapo, de pequeñas siempre os llamábamos Juliet y Margaret, pero vosotras llamasteis a vuestras muñecas Juli y Maggi, La tuya era Maggi y la de Margaret Juli. Una cayó al rio y se la llevó la corriente. Tú decías que se había ido la de tu hermana y ella que fue la tuya. Mamá dijo que os haría otra, pero mientras tanto debíais compartirla. Un día estabais jugando en el granero y vuestra madre me mandó a buscaros para comer. Desde abajo os oí discutir por la muñeca y como tú le decías a tu hermana que si no te la daba vendría el coco a por ella. Tropecé con un cubo y tú le dijiste a Margaret que era el coco que ya venía. Yo subí por las escaleras y al oírme Margaret salió corriendo, tropezó con una cuerda y cayó por la ventana. Tú fuiste la primera que la vistes, tumbada en la hierba, sin moverse y con sus ojitos cerrados para siempre.

- Si, hijita, no llegaste a ver que tu padre era el que subía por que salió corriendo a socorrer a Margaret. Tú siempre pensaste que el coco la había matado, que era culpa tuya porque tú lo llamaste. Tan pequeñas y con tan gran cargo de conciencia. Pasaron los meses y andabas por casa como alma en pena, buscabas por los rincones a tu hermana, te faltaba algo, era como si Margaret se hubiese llevado con ella todos tus sentimientos, no sentías ni llorabas ni reías. Caíste muy enferma y por varias semanas estuviste con una fiebre muy alta sin que los médicos pudieran saber que la producía, llegamos a pensar que te morías de pena, que no lograrías superar la falta de tu hermanita. Pero una mañana te despertaste diciendo que tenías mucha hambre y que querías a Maggi, tu muñeca. Habías olvidado por completo a tu hermana, sintiendo que tu muñeca era la parte que te faltaba, le hablabas, le cantabas, jugabas con ella como si fuera Margaret. A veces incluso me pareció como si la muñeca te contestará. Te estaba tratando un psicólogo amigo de papá y nos recomendó que para tu bien y tu desarrollo emocional era mejor que nos deshiciéramos de la muñeca, ya que tu subconsciente la había sustituido por tu hermana y a los largo de los años esto iba a impedir que te relacionaras con normalidad con otros niños. un día cuando estabas en el cole la guardé bien guardada para que nunca la encontraras, pero con la esperanza de que llegará el momento en que pudiéramos recordar a tu hermana y devolverte la muñeca. Para que no la echaras mucho de menos papá te trajo a Cori. Al principio la buscaste desesperada por todos los sitios, pero poco a poco Cori supo ganarte y la olvidaste por completo. Los amigos y el resto del pueblo se solidarizaron con nuestra tragedia y jamás nadie dijo nada.


- Quisimos esperar a que fueras mayor para que mamá y yo te lo contáramos y pudieras comprenderlo, no queríamos que volvieras a sufrir y teníamos miedo de que enfermaras otra vez y perderte. Ya habíamos perdido a una y no queríamos arriesgarnos. Así que como tú no recordabas nada, decidimos mantener el recuerdo de Margaret solo para nosotros. Pero cuando te marchaste a la universidad empezaron tus pesadillas, según el psicólogo debido al estar fuera del entorno familiar, pero solo eran una pesadilla de vez en cuando, sabíamos que lo pasabas mal, pero el médico nos recomendó que no te lo contáramos teniendo esas pesadillas, podría ser demasiado duro para tu mente y volverte loca. Dijo que aprenderías a vivir con ella, como el que sufre de un pie y le duele mucho cuando va a llover. Era el dolor que ibas a tener que acarrear toda la vida. Lo siento mi princesa, pero nunca pudimos evitarte ese daño, aunque si intentamos evitarte algo peor.

Juli se levantó y abrazó a sus padres, les dio un beso a cada uno y les dijo

- Entiendo vuestra decisión, yo hubiera hecho lo mismo. No os preocupéis por mí, estoy bien y sé que todo fue un accidente y las creencias de monstros de un niña.

Todos se besaron, abrazaron y respiraron aliviados. Al fin le habían podido desvelar el secreto de la familia. El padre de Juli con un gesto en la mano le pidió a Nick que se acercará.

- Ven hijo, tú también formas parte de esto y nos has ayudado mucho, más de lo que crees. Nick se unió al abrazo.

- Papá, pero lo que no entiendo … que tiene que ver todo esto con Armand?


sábado, 27 de noviembre de 2010

4

ATV. Capítulo VII

VII


Intento mantener sus ojos en Nick pero el sueño pudo con ella y la sumergió en lo más profundo de su subconsciente. Ahí estaban las dos niñas, cantando y bailando, eran como dos gotas de agua y se las veía muy felices, sintió una mano pequeñita que le rozaba el rostro, unos labios que la besaban y se despertó oliendo a colonia de niños. Sentía una paz como nunca había sentido, notar los brazos de Nick a su alrededor la ayudaban.

- Nick es tardísimo, voy a llamar a mis padres desde aquí, les digo que vamos, voy a casa y preparo ropa para el fin de semana.

Usó el teléfono de la mesilla de noche.

-hola mamá, tenéis planes para el fin de semana?.... no, no pasa nada, voy a ir a veros. Nick vendrá conmigo, os importa??.... vale, nos vemos en una hora, un beso. Colgó. Se puso el chándal de Nick, recogió sus cosas y se acerco a darle un beso.

-Te vas así, sin ducharte ni nada??? Espérame, meto un par de cosas en una bolsa y me voy contigo.

-no te preocupes, tomate tu tiempo. Tengo que hacer un par de cosas en casa antes de irnos, y no me ducho,, me gusta oler a macho jejeje, es broma, me ducho en casa y así me cambio. Pero sabes?, si me gusta oler a ti. Lo beso y salió del cuarto. Desde el pasillo le chillo.

- No olvides poner ropa de abrigo en la maleta, nos vemos en una hora en mi apartamento.

- anda ve loca, nos vemos.

Volvió a aparecer en el cuarto. Se me olvidaba, me llevo tu moto y tu cazadora. Le sonrió y salió corriendo.

Tenía prisa por llegar quería terminar lo que tenía que hacer antes de irse y estaba intrigada por cómo y qué es lo que le iban a decir sus padres. Dejó las llaves y la cazadora de Nick en la entrada y se fue directa al baño. Sentir como el agua recorría su cuerpo le recordó las caricias y los beso de Nick, como podía a ver estado tan ciega y no darse cuenta de lo que él sentía…. Y de lo que ella sentía. Bueno, más vale tarde que nunca. Salió de la ducha y se puso algo cómodo, quería adelantar algo de trabajo para el lunes y se dirigió al salón, desde la puerta del cuarto vio a Nick sentado en el sofá.

-hola no te he oído entrar, has llegado pronto. Veo que te has puesto la cazadora. Si querías usar esa habérmelo dicho y hubiera cogido otra. Al entrar al salón le vio la cara, llevaba una máscara y una careta en la boca que distorsionaba su voz

-Soy el personaje de tus pesadillas, he salido de tus sueños para llevarte con tu hermana. Ya has descubierto que tenias una hermana no???, si , yo la maté y ahora vengo a por ti. Juli estaba aterrada e intento escapar pero él se lanzó sobre ella y la tiro al suelo.


- dónde vas pequeña zorrita, así que siempre estuviste liada con ese loquero de pacotilla. Te he visto esta mañana follando con él y has disfrutado como una puta. La tiró al sofá y se puso a horcajadas encima de ella apretándole el cuello.


- No sientes mi polla, ya no la recuerdas??? Juli rodó y logró colocarse encima de él, forcejeaba por quitarle la máscara, pero no podía. Él la cogió del pelo y la llevo detrás del sofá.


-quieres probar como murió Margaret?? Quieres sentir como caía al vacio??. La cogió de los hombros


- No te resistas, mira te estás retorciendo igual que lo hacías hace un rato con tu amante. Desde cuando sois amantes???. Juli pudo soltarse de una mano y le arranco la máscara de un brutal tirón.


- Armand, eres tú, que haces te has vuelto loco???, suéltame.

- Te soltaré solo para que caigas por la ventana y la subió al pollo de la ventana.


- estate quietecita, un paso en falso y puedes caer. Ella logró deshacerse de él, se tiró al suelo y desde allí le propino una patada con todas sus fuerzas que le hizo atravesar la ventana. Se levantò y se asomó por la ventana rota, allí estaba boca arriba en un charco de sangre. En ese momento se abrió la puerta de golpe, era Nick que subía corriendo.


- Juli estas bien??? He oído que peleabas con alguien y el ruido de los cristales, que ha pasado?

- Nick era Armand, el coco era Armand y ahora está muerto. Se lanzó a sus brazos, Nick la abrazo con ternura, ella apoyo su cabeza en su hombro y al sentir los brazos de Nick que la protegían rompió a llorar.


- Ya ha pasado todo pequeña, ya está. Cálmate, ya no te va a suceder nada malo, yo estoy aquí contigo.

Llego la policía y los encontró allí abrazados.

- Nos llamó un vecino de enfrente diciendo que un hombre estaba peleando con una mujer y que el hombre cayó. Señorita, podemos hablar con usted??

- Denle unos minutos que le traiga una manta y algo caliente para beber y que se tranquilice un poco. Acaba de sufrir un ataque por su ex.

- Si, no se preocupes, lo entendemos, que se serene un poco y hablamos.

Juli le contó todo lo que había pasado desde que vio a Armand sentado en su sofá hasta que Nick llego. No le contó nada de los anteriores ataques, ni de la muñeca, ni de sus pesadillas y mucho menos de lo que habían descubriendo con las regresiones.

- Por el momento ya hemos terminado aquí, ahora iremos a casa del sospechoso a investigar. Tenían pensado salir?

- Si, íbamos a pasar el fin de semana casa de mis padres, viven en una granja a unas horas de aquí.

- Vale, no hay ningún problema, si encontramos algo o necesitamos hablar con usted la llamaremos, no desconecte el móvil en todo el fin de semana por favor.

- No se preocupe, lo dejaré encendido.

Los policías se marcharon y Nick se sentó en el sofá al lado de Juli.

- Nick, no lo entiendo, como pudo ser Armand quien mató a Margaret, si él vivía en otra ciudad y era un crio. Si no fue él como lo sabía’??, por que tenía mi muñeca si se perdió hace años??. porque quería matarme, porque sus ojos estaban llenos de odio, porque…??

- Porque, porque, hay muchas preguntas sin respuestas, mejor será que vayamos a ver a tus padres y nos lo cuenten todo y a ver qué averigua la policía. Ve a cambiarte, te espero y nos vamos enseguida.

Juli salió vestida, no se había entretenido mucho en elegir la ropa.

- He puesto cuatro cosas en la maleta, si me falta algo mi madre me lo dejará, pero salgamos ya por favor.

Nick cerró el apartamento, subieron al coche y partieron rumbo a la granja.


jueves, 25 de noviembre de 2010

3

ATV. Capítulo VI

Él se despertó varias veces, se quedaba mirándola y pensaba.” No voy a poder controlar lo que llevo dentro de mí, lo intento, pero es cada vez más fuerte, no quiero hacerle daño, no quiero tocarla. Pero sé que no voy a poderme resistir y lo haré, aunque la pierda, lo haré”.
Ya había amanecido y Juli se despertó también, se dio la vuelta y vio como él la miraba.

- Buenos días. Sonrió, siempre que estaba con Nick no tenía su pesadilla y se despertaba de muy buen humor.

- Buenos días preciosa, has dormido bien?

- Uhmmmmm como un bebe. Se desperezo

- Ayyyyyyyy, mierda, el cuello

- Qué pasa?

- Se me ha quedado enganchado, lo has oído crujir?

- Si, túmbate boca abajo y te haré un masaje.

- Genial

Se tumbo y él se puso encima de ella.


-ummmm que gusto, ya que estas puedes seguir por toda la espalda?

.si claro, como no, te noto muy tensa. Quítale la camiseta , quieres?

Juli se la quito sin decir nada y se volvió a tumbar, Nick le masajeaba toda la espalda y cada vez que llegaba al cuello le daban una ganas locas de …. no, es mi amiga, no lo haré. Ella cada vez estaba más relajada y confiada. Su piel empezó a erizarse y algo le recorrió todo el cuerpo. Se dio la vuelta y no pudo resistirse, una gran atracción llevo su boca a la de Nick y lo beso con suavidad, Nick retrocedió un poco pero los labios de Juli buscaban los suyos desesperadamente y respondió a su beso.

Un beso tierno que se convirtió en apasionado, Nick no pudo aguantar más, hizo que rodaran en la cama y se colocó encima de ella. La tenia donde tanto tiempo había deseado, cuatro años esperando este momento. Recorrió cada milímetro de su piel con su lengua, saboreándola, cubriéndola de besos, de caricias y ella le correspondía con la misma pasión.

-Juli,…

- no digas nada, hazme el amor.

- Pero sigues tomando las pastillas?

Ella soltó una gran carcajada

- Si, perdona, no las deje por costumbre...


Nick no dejo que terminará la frase y la penetró. Juli soltó un quejido de placer. Siguió penetrándola con suavidad, poco a poco. Pero el deseo de ambos iba en aumento en cada embiste. El aumento el ritmo y ella jadeaba cada vez que notaba el miembro de Nick que entraba. Se besaban con desespero, Juli rodeo la cintura de Nick con sus piernas y lo atraía hacia ella con fuerza. El temperatura de sus cuerpos habían aumentado y gotitas de sudor brillaban en ellos con la luz del amanecer. La habitación olía a sexo. Respiraban cada vez más deprisa y sus pelvis chocaban con fuerza. Juli presintió que Nick se correría pronto, así que con destreza se coloco encima de él y empezó a cabalgarlo con suavidad, rompiendo totalmente el frenético ritmo que habían alcanzado.


- No te corras aun Nick, quiero disfrutar más de ti.

Nick recupero lentamente el aliento, la miro a los ojos y le dijo

- Juli, no sabes la de veces que he soñado tenerte así, te he deseado tanto que me duele solo de pensarlo.

- Uhmmmm, pues no sueñes, disfruta y hazme disfrutar. Sigue mi dedo con tus ojos que te voy a hipnotizar.

- hipnotizado me tienes hace mucho tiempo, hipnotizado y embrujado. Bruja

Ella empezó a reír

- Me has llamado bruja??? Ahora vas a saber lo que es bueno y empezó a cabalgarlo cada vez más deprisa, quería hacerlo sufrir y cortarle el ritmo en cuanto notara que iba a explotar, pero no pudo hacerlo, quería más, lo quería todo. Quería sentir como él la llenaba , quería tener su leche dentro y sentirla recorriendo sus muslos. él le tocaba los pechos al mismo ritmo, pero Juli se había vuelto loca y lo cabalgaba salvajemente. Nick bajo sus manos hasta sus caderas y la asió con fuerza, levantándola y clavándola en su polla, al mismo tiempo que levantaba las caderas para penetrarla más profundamente. Ella gritaba de placer y los dos comenzaron a temblar. Unos latigazos de placer recorrieron el cuerpo de Juli, desde el interior de su coño hacia fuera. Lo contrajo fuertemente apretando la polla de Nick mientras alcanzaba un gran orgasmo.

- No pares Nick, sigue, córrete, lléname toda. Siiiiiiiii

Nick no pudo contener su excitación, Dios, podría haber aguantado más, pero sentirla como le apretaba la polla y oírla suplicar hizo que se corriera dentro de ella. La lleno de su leche caliente y mantuvo su polla aun dura dentro, notando los latidos de ambos. Ella había caído desfallecida sobre su pecho con una gran sonrisa e intentaba recuperar la respiración. Nick la abrazo con fuerza mientras la besaba con suavidad. Sacó su polla con cuidado y ella gimió, como quería, su leche brotaba de su coño y se deslizaba por sus muslos.

Uffff Nick, ha sido….

Nick le puso el dedo en su boca,

No digas nada, siéntate en la cama, deja que te abrace y que te huela el pelo, no sabes lo que me gusta hacerlo.

Se sentaron y mientras él le olía el pelo ella dejo caer su cabeza en su hombro y cerró los ojos. Los dos estaban agotados, Nick se tumbo en la cama y Juli hizo lo mismo cara a cara.

El cerró los ojos y se durmió. Juli se quedó contemplándolo, esa sonrisa de felicidad, de paz, de amor. Entonces le acaricio la cara suavemente y al roce de su piel se dio cuenta. Lo amaba.


miércoles, 24 de noviembre de 2010

3

ATV. Capítulo V

Se había quedado blanca y sentía mucho frio, no podía creer lo que acababa de escuchar. Si, era su voz, era ella pero que es todo aquello que había dicho? No recordaba nada de nada.

- Podrías echar más leña a la chimenea, tengo frio. También me vendría bien otra infusión.

Nick avivó el fuego y le puso una manta sobre los hombros antes de ir a la cocina. le puso un chorrito de licor

-Nick, quiero continuar, me bebo esto y continuamos, quiero saber que significa todo esto, me acuerdo de aquel vestido, cierro los ojos y me veo en el prado, pero, otra niña??? No veo nada más que una niña. Quiero saberlo todo.

. A ver, te tienes que relajar un poco, no estás en condiciones de hacer una nueva regresión, puede ser peligroso, seguro que tu mente ha borrado algo del pasado, no podemos forzarla a recordar puede borrar mucho mas.

- No te preocupes, estoy tranquila, me termino la infusión, esperamos y si veo que no voy a poder lo hacemos otro día, pero quiero descubrir cuanto antes que es lo que paso y a ver si así desaparecen mis pesadillas. Confía en mí como yo lo he hecho en ti.

- Está bien, terminala, hablemos un rato y a ver qué pasa, tenemos todo el fin de semana por delante.

Julie la termino tranquilamente, con el calor del fuego y del licor el color volvió a sus mejillas, estuvieron una hora hablando hasta que se sintió con fuerzas para volver a recordar.

- Estoy lista, me tumbo??

- Si, empecemos de nuevo, pon la mente en blanco y sigue con la vista el cristal. Estas relajada, cada vez más, te pesan los parpados y quieres dormir.


Juli empezó a cantar con voz de niña:

- Margaret Juliet van corriendo de la mano

- Juliet Margaret papa nos comprará un helado

- Margaret Juliet mami nos ha hecho muñecas

- Juliet Margaret les pondremos coletas.

- Yo soy Juli

- Yo soy Maggi

- lalalalala jajajajajaaja

- Juli que haces?

- No soy Juli, soy Juliet.

- Juliet donde estas?

- Estoy en el granero, Margaret esta abajo. Se ha perdido una, Margaret dice que se ha perdido Maggi, pero se ha perdido Juli. “Margaret sube, tengo algo para ti”. Margaret sube, somos iguales” Dame a Maggi, no es Juli es Maggi”. No me la quiere dar. “Margaret dámela, si no lo haces vendrá el coco y te comerá, dámela”. Alguien sube por la escalera. “Margaret es el coco, viene a por ti, jejeje se te va a llevar por mala, dame a Maggi. No corras, te va a pillar igual, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh”

- Juliet que pasa.

- Margaret ha chillado, siento mucho dolor. Estoy mirando por la ventana, Margaret esta tumbada en la hierba, tiene sangre, tiene pupa. El coco le ha hecho daño, me dueleeeeeeeeee, me dueleeeeeeeeeeeeeeeeeee.

- Juli, despierta, despierta.

-Pupaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh

- Julieeeeeeeee

Abrió los ojos de repente, estaba empapada en sudor, tenía la mirada perdida y al reconocer a Nick, se echo en sus brazos y rompió a llorar.

- Me duele todo el cuerpo, es insoportable. Pero ya lo recuerdo todo. La otra niña, el coco se la llevó y la tiro por la ventana. Pero siento yo el dolor, me duelen todos los huesos. Fue culpa mía, yo lo llamé. Ella era buena, no tenía que haberlo llamado.

- Quieres oír la grabación?

- No, esta vez lo recuerdo todo, pero no lo entiendo. Tenía una hermana gemela??

- Eso parece.

- Pero mis padres nunca me lo han dicho, no puede ser, no me pueden haber ocultado eso, fui hija única, estoy seguro. Ahora es muy tarde, pero mañana a primera hora llamaré a mis padres y iré a verlos y hablar con ellos. Quieres venir??

- Si no te importa me gustaría, quiero saber lo que paso, estoy intrigado.

- Hay algo que no entiendo, si alguien mató a mi hermana de eso hace casi 30 años, porque ahora quiere matarme a mí???, no puedo reconocerlo, no lo vi, además sería muy viejo y el hombre que me atacó en el parque era joven. Quien quiere hacerme daño, quien me persigue???

- Juli, no pienses en eso ahora, vamos a dormir, tienes que descansar, tu mente debe descansar. Mañana será otro día y va a ser muy duro.

- Si , tienes razón. Puedo dormir en tu cama??? No me apetece dormir sola hoy.

- Claro que sí. Vamos, te dejaré una camiseta.

Le dejó su camiseta preferida, luego olería a ella y podría dormirse todas las noches oliéndola, le recordaría a ella. Los dos se metieron en la cama y Juli lo abrazó.


- No sé qué haría yo sin ti, te tenía que haber hecho caso antes, tenias toda la razón. Eres un profesional y nunca más dudaré de tu trabajo y tus cosas de brujas. Le sonrió.

Le dio un beso y se dio la vuelta, Nick la abrazo por detrás y oliendo el aroma que desprendía su pelo se durmieron.



lunes, 22 de noviembre de 2010

2

ATV. capítulo IV

Juli apareció en la sala con el pelo suelto y el chándal que Nick le había dejado preparado, Nick imaginó que no llevaba ropa interior.

-Juli, siéntate y vamos a cenar, que sea una velada relajada, puedes tomarte un par de copas de vino, te sentarán bien y no te preocupes por nada.

- Tengo un poco de miedo, sabes que no creo en esas cosas, pero me causan respeto.

- Come y no temas por nada.

La cena trascurrió tranquilamente, Juli siempre estaba muy agusto con Nick hablaron de temas del colegio y Juli le contó a Nick el incidente del parque.

- Me lo tenías que haber contado antes. Le dijo con voz calmada y casi susurrando.

- Lo sé, pero sabía que no me creerías y no quería preocuparte.

- Mi niña, lo mal que lo debes estar pasado con todo esto, confía siempre en mí, hay veces que puede que me cueste creerte, pero siempre estoy aquí y lo sabes. Le sonrió.

Terminaron de cenar, él recogió la mesa y regreso de la cocina con dos tazas humeantes.

- Vamos a tomar esta infusión, nos vendrá muy bien a los dos.

- No será un brebaje de brujas o de indios de esos que te hacen ver alucinaciones no?

- Juli, estas bobita. Y los dos rieron a carcajadas.


Se sentaron en el sofá y bebieron sin decir ni una palabra. Nick dejó las tazas vacías encima de la mesita de centro y bajo las persianas.

-Juli, ahora quiero que te tumbes en el sofá y relájate. Él se acerco a la chimenea y de una caja de madera que había en la repisa sacó un colgante, era un prisma de cristal atado con cordón de cuero.

- no pienses en nada, mantén tu mente en blanco, si no puedes, piensa en esos folios blancos que das a tus niños que luego te pintarrajean. Julie sonrió.

- que piensas?
.

- nada, lo veo todo blanco

- bien, sigue con la mirada el cristal, no dejes de seguirlo. El cristal con la luz del fuego dibujaba en toda la sala caprichosas formas de luz y de color, convirtiendo la estancia en una cosa parecida a una galaxia.

- Empieza a recordar el pasado, primero el más cercano y ves alejándote. Ella empezó a temblar.

- Qué pasa?

- No puedo hablar, alguien me tapa la boca, Nick ven ya, el coco me tiene.

- Tranquila, estoy aquí. Ves más hacia atrás.

- Estoy en la universidad, que grande que es todo y yo aquí en la puerta. Tengo miedo, pero estoy emocionada, ya soy mayor. He dejado la granja.

- Sigue retrocediendo, Juli, no temas nada, estoy aquí. Que ves?

- Jejeje, mi primer beso, tengo cosquillas.

-Recuerda, eres más pequeña.

- Estoy sentada en la paja, a la entrada del granero sosteniendo a Maggi, que linda muñeca. La acuno y le canto. , Margaret Juliet van corriendo de la mano, Juliet Margaret papa nos comprará un helado lalalalala jajajajajaaja.


- Como te sientes?

- Triste, me falta algo, pero no sé que es. Maggi, guapa. Se ha dormido. Pero no se despierta. Despierta Maggi, no está el coco.

Una gran sonrisa se dibujo en su cara.

- Soy yo de niña, corriendo por el prado, es domingo, llevo el vestido de los domingos, es naranja y blanco y el sombrerito que tanto me gustaba ponerme. Esperaaaa
- Que ves?

- Hay otra niña, son iguales. Llevan el mismo vestido, pero el de ella es amarillo. Corren cogidas de la mano por el prado, cantan y ríen.


- Margaret Juliet van corriendo de la mano

- Juliet Margaret papa nos comprará un helado

- Margaret Juliet mami nos ha hecho muñecas

- Juliet Margaret les pondremos coletas.

- Yo soy Juli

- Yo soy Maggi

- lalalalala jajajajajaaja

- Juli, ahora empieza a recordar desde ese momento.


El móvil de Juli empezó a sonar. Nick fue corriendo y lo sacó del bolso de Juli. Mierda, tenía que haberlo apagado. Era una llamada oculta.

-si?

Una voz de hombre profunda sonó al otro lado.

- Soy el coco y me llevaré a Juliet también. Y colgó.

Juli se había despertado del trance

- que ha pasado???

- Que recuerdas?

- Nada, un folio blanco sonó mi teléfono, quien era?

- Nadie, se habían equivocado, no recuerdas nada?

- Nada, ves??? Esto no funciona son tonterías.

- No lo son, has estado dormida más de una hora, has hablado, me has contado cosas, has revivido el pasado.

- Que dices? Si no me he dormido, ha sonado el teléfono.

Nick puso en marcha su grabadora y se oyó su voz diciéndole que pensará en un folio en blanco.

- Cielo, escucha esto. Pero no tengas miedo.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

4

ATV. Capítulo III

Sintió una mano que le tocaba el hombro y pegó un salto.

-Anna, Dios… os habéis puesto de acuerdo en tu casa para matarme de un susto?

- lo siento Juli, quería decirte que después del cine no vuelvo a casa, he quedado con unas compañeras del trabajo para tomar algo.

-no te preocupes ya me vuelvo sola. Voy a comer algo, me cambio y en una hora nos vemos. Entró en el apartamento y se quedo mirando el teléfono, dudando si llamar a Nick para después del cine y no volverse a sola, la verdad es que estaba aun un poco asustada por el episodio del parque. Pero no, decidió que tenía que ser valiente, sino pronto estaría Nick otra vez con sus cuentos de brujas.


La película había estado muy bien, después de despedir a Anna en la puerta se marchó recordando la bonita sonrisa del protagonista y con el sabor de las palomitas en sus labios. Siempre lo pasaba en grande con Anna. Oyó unos pasos tras ella, se le aceleró el corazón y aligeró la marcha, los pasos también lo hicieron, subió las escaleras del pasaje de dos en dos y llego a la pasarela sin respiración, paró unos segundos para escuchar, ya no se oían. Intentó calmarse recuperando el aliento, pero ahora venia un trozo en que no había nadie a estas horas, respiró hondo y siguió caminando con todos los sentidos alerta. Algo le tocó la espalda.


- Señora, se le ha caído un guante a la salida del cine, quise dárselo antes, pero es que corre mucho.

- Gracias, guapa.

Le sonrió, mas de alivió al ver que tan solo era una niña que de agradecimiento. Ya más calmada notó que hacia frio y se puso los guantes, al ponerse el guante que le había dado la niña notó algo dentro, era un trozo de papel. Lo abrió y se quedó paralizada. “el Coco está en todas partes, el coco vendrá pronto a por ti. Ya ha llegado tu hora Juliet”. Arrugo la nota, la guardó en su mano apretándola fuertemente y corrió hasta su casa.

Desde la esquina vio luz en su apartamento encendida, estaba segura que las había apagado todas. Una sombra cruzó de parte a parte el ventanal de su sala y la luz se apago. “Que hacía, subía a casa o llamaba a Nick??” se dirigió al bar de al lado de su patio y pidió un café mientras esperaba. Habían pasado dos horas desde que se había apagado la luz de su apartamento y decidió volver. Llevaba el móvil en la mano para marcar el número de Nick. Abrió la puerta y algo le golpeó en la cara, corrió hacia el otro lado de la estancia y encendió la luz, medio aturdida por el golpe vio en el suelo lo que le había golpeado.

Diossssssssssss, era la niña que cayó la otra noche desde la ventana de enfrente. Volvió a mirar, esta vez lo veía más claro, no, no era una niña, era una muñeca ensangrentada, un escalofrió recorrió su cuerpo y solo pudo articular una palabra “Margaret ¡!!”. Cogió la muñeca y bajó las escaleras, se encerró en el cuarto de los contadores y llamo a Nick.

-Ho..

-Nick ,Nick, ven corriendo a mi casa, me he encerrado en el cuarto de contadores, abre con tu llave, pero ven ya Nick, ya está aquí, es el coco.

-Juli, que dices, que te pasa???? Deja de llorar, no te entiendo nada. Espera que salgo hacia allá, no te muevas, llegaré en unos minutos.

- no cuelgues Nick, no me dejes sola, canta conmigo, canta Margaret; , Margaret Juliet van corriendo de la mano, Juliet Margaret papa nos comprará un helado lalalalala jajajajajaaja.


-Juli que dices?

-Canta Maggi canta que si no viene el coco, canta.

Nick comenzó a cantar con Juli, se sabía esa estrofa de la canción que ella soñaba en sus pesadillas una y otra vez. Cantó hasta que llegó a la puerta del cuarto de contadores, allí encontró a Juli sentada en el suelo, con una muñeca manchada de algo que parecía sangre, la estaba meciendo y le cantaba. , Margaret Juliet van corriendo de la mano, Juliet Margaret papa nos comprará un helado lalalalala jajajajajaaja . La levanto del suelo, pero no reaccionaba.

-Juli, soy Nick, ya estoy aquí. Juli, mírame, Juliiii

Ella le miró con la mirada perdida, de repente lo reconoció y se acurruco entre sus brazos llorando desconsoladamente.

-Nick, no sé qué me pasa, pero reconozco esta muñeca, ahora me acuerdo de ella, era mi muñeca preferida, Margaret. Cuando regresé del colegio un día ya no estaba encima de mi cama donde la dejaba todas las mañanas, desapareció. Le pregunte a mami y me dio un cachorro de perro, Cori. No me había acordado de la muñeca hasta que la vi.

- ves, tenía razón, tu mente borró cosas de tu infancia. Algo realmente traumático te paso, la mente no borra así como así, algo muy grave has querido olvidar para siempre. Pero no has podido hacerlo, tus pesadillas te lo recuerda.

-Nick,… me prometes que no me soltaras la mano en ningún momento de la regresión? Quiero sentirte a mi lado en todo momento, si no es así la cortaré.

- No te preocupes Juli, pero en este estado no te la puedo hacer, tienes que relajarte. Vamos a mi casa, allí estarás bien, te prepararé un baño caliente, comeremos algo y según estés la haremos.

La tomó de los hombros y la saco del cuarto.

Llegaron a casa de él, como le dijo le preparó un buen baño, aceite relajante, velas y música suave.

- Metete, no tengas prisa en salir, estoy bajo preparando la cena. Mejor no salgas, cuando yo crea que estas ya lo bastante arrugadita vendré a por ti.

- ´date la vuelta

Nick se la dio, se quitó las gafas como si fuera a limpiarlas y por los cristales ahumados vio el reflejo de la silueta de Juli desnuda metiéndose en la bañera.


- Ya puedes volverte.

En sus ojos brillaba el deseo y se puso las gafas rápidamente para que ella no lo viera.

- Buena chica, ahora cierra los ojos y no pienses en nada. Intenta vaciar tu mente, escucha la música, siente el calor de las velas, el olor del aceite, déjate llevar. Vuelvo en un rato, antes de que se enfrié el agua.

- Salió del baño con la imagen de la silueta de Juli en su mente. “Ufff no se cuanto tiempo voy a poder aguantar”.